18/9/12

Un francotirador en Brooklyn


Mirza Teletovic, el penúltimo icono que abandonó el Buesa Arena rumbo a la NBA, el último capitán azulgrana, lo tiene todo para triunfar en su nueva aventura con los Nets



Quedan menos de dos semanas para que arranquen de manera oficial los Training Camps de las franquicias de la NBA y en Brooklyn ya calientan motores para estrenar la nueva era de unos Nets que, a simple vista, pintan muy bien. El excéntrico multimillonario ruso Mijail Prójorov se ha salido con la suya. Se ha llevado a la franquicia a Nueva York y ha despilfarrado sin rubor y sin miedo al impuesto de lujo que fija la NBA. De hecho, el equipo del mujeriego empresario ruso, que llegó a retar a Vladimir Putin en las urnas, dispone de la segunda plantilla más cara de la competición, con un montante en salarios de 84,8 millones de dólares, sólo superados por los cerca de 100 millones que costarán los nuevos Lakers de Kobe, Pau, Howard y Nash. Projórov ha puesto en manos del técnico Avery Johnson a un plantel plagado de jugadores de primer y segundo nivel, pocos de relleno, que lideran estrellas de la liga de la talla de Deron Williams, Brook López, Joe Johnson y Gerald Wallace, secundados por piezas tan valiosas o útiles para completar el roster como Josh Childress, Kris Humphries, Marshon Brooks, Keith Bogans, Andray Blatche, Reggie Evans, CJ Watson o el eterno Jerry Stackhouse. Y en ese vestuario plagado de veteranos, con carreras más o menos lustrosas, van a entrar dos novatos europeos con historias ligadas al baloncesto ACB. El primero, Tornique Shengelia, un jugador que me encantó cuando le vi disputar con la elástica del Valencia Basket en el viejo pabellón de Mendizorroza el Campeonato de España Junior (donde brillaron también Augusto Lima o Josep Franch, entre otros). Y el segundo, el penúltimo estandarte en abandonar el Buesa Arena, el último capitán, un Mirza Teletovic que ansía vivir su sueño americano.

Teletovic, que ayer cumplió 27 años, lo tiene todo para triunfar en la NBA. Está predestinado. Seguramente nunca llegará a convertirse en un jugador franquicia. Puede que jamás se haga con una plaza de titular en un equipo con aspiraciones. Pero no le faltarán contratos. Tiene un sinfín de virtudes que pueden llegar a convertirlo en un complemento de lujo para cualquier equipo, en un especialista con mayúsculas. Porque Teletovic representa la evolución del típico cuatro blanco con muñeca que se ha hecho de oro estos últimos años en la liga. Es mucho más y, aunque jamás ha sido santo de mi devoción, eso también tengo que reconocerlo, no tengo ninguna duda de que le aguarda el éxito al final de la ruta que ha escogido.

No creo haberme excedido nunca en cuanto los elogios hacia Mirza. De hecho, siempre le he achacado su incapacidad para asumir el rol de gran referente del Baskonia cuando le llegó la hora. A mi juicio, no ejerció como líder, ni dentro ni fuera del campo, al mismo nivel que sus predecesores, Tiago Splitter o Luis Scola, por poner sólo dos ejemplos, que cuando se echaron a las espaldas al equipo azulgrana siempre lo situaron cerca de los títulos. Seguramente la comparación resulte injusta, trucada. Porque no todo gira en torno al gran líder, y porque los gregarios con los que han contado unos y el otro también diferían en cuanto a calidad. Pero lo cierto es que desde que Splitter se marchó a los Spurs, con el dulce sabor de la histórica final ante el Barça aún fresco en el paladar, el conjunto vitoriano no ha vuelto a estar cerca de trofeo alguno. Es una opinión personal sobre un jugador que, pese a todo, puso siempre todo su corazón, su salud y su voluntad al servicio del equipo y al que, al margen de que lo deseo, le vaticino aun así un brillante futuro en su nueva etapa.

Los argumentos de los críticos

Los críticos más feroces del bosnio se apresurarán a glosar todos sus vicios baloncestísticos. Sí, tiene cosas por pulir. Pero los Nets no lo han reclutado por esos detalles, algunos con más fácil solución que otros. Teletovic no siempre toma la decisión más acertada, su selección de tiro es cuestionable, siempre he pensado que su capacidad de concentración es en ocasiones limitada y además hay quien censura sus carencias tácticas a la hora de defender y acudir a las ayudas. Ya digo que nunca he sido un gran defensor de cierta parte de su juego. Y sin embargo considero que todos esos detalles, ya digo que algunos podrá mejorarlos y otros se irán con él a la tumba, quedan relegados a un segundo plano para el encargo que Avery Johnson o cualquier técnico debería encomendarle en la NBA.



Teletovic no es un rookie cualquiera. Los Nets lo saben. Y también lo sabían las otras franquicias que durante el verano se pusieron en contacto con su agente. Por eso llega a la liga cobrando más de 3 millones de dólares en la primera de las tres temporadas que ha firmado (percibirá cerca de 10 millones por las tres). Es su primera ventaja. Sin llegar al extremo de Prigioni, novato a los 35, Teletovic se ha curtido en mil batallas, ha estado fogueándose en la élite del baloncesto europeo, peleando por títulos en la ACB y en la Euroliga, y casi siempre ofreciendo un excelente rendimiento en cuanto a números. Los aficionados de la nueva franquicia de Brooklyn también son conscientes. En un equipo completamente renovado, que destila reflejos dorados por todos los rincones del vestuario, los hinchas ya consideran a Teletovic como una de las grandes atracciones que les aguardarán en el nuevo y reluciente Barclays Center. "El viene para ayudarnos. Tiene algo así como 28 años, no es un rookie de 21. Lleva ya años jugando al máximo nivel", bendecía su llegada Deron Williams, gran estrella del equipo.

Al margen de su experiencia en competiciones importantes, bosnio dispone de otras muchas armas que pueden hacerle encajar con facilidad. Es un francotirador. Habrá habido pocos jugadores en el Viejo Continente con ese instinto asesino desde más allá de la línea de tres en estos últimos años. Y en Estados Unidos, los que se recuerdan o siguen jugando (Scalabrine, Novak, Bonner...) no pueden considerarse ni de lejos tan completos como él en otras facetas del juego. Porque Mirza no es sólo un cuatro tirador. Representa la evolución de una especie. Está armado de unas piernas prodigiosas, que le conceden muchas ventajas en el uno contra uno ante pares más espigados y lentos, amén de una tremenda potencia de salto, que en ocasiones disfraza sus faltas de concentración u oficio en el rebote. A poco que Avery Johnson sepa sacarle partido, puede convertirse en un arma accesoria excepcional para la ofensiva de los Nets, sobre todo en lo que se percibe como una segunda unidad más dotada de músculo que de talento anotador.

Los hinchas quieren ver a 'Teletubby'

La cuenta oficial de twitter de los Nets lanzó ayer una pregunta al aire a sus aficionados. Y quedó reflejada la pasión con la que un importante porcentaje aguarda el aterrizaje del bosnio. "¿A qué nuevo jugador de los Nets tenéis más ganas de ver en acción?", cuestionaba la franquicia a través de la red social. El refuerzo que recibía mayor número de respuestas, como es lógico, era Joe Johnson, otro jugador que nunca llegó a asumir por completo su rol de estrella en Atlanta. Pero sorprendentemente había muchos que se expresaban en otro sentido. "Sin duda, Teletovic", afirmaba una aficionada. "Probablemente Teletubby o Toko (Shengelia)", se manifestaba otro. Había decenas que se referían al bosnio, que llegará a su nueva casa después de haber promediado más de 24 puntos y casi 11 rebotes por cita en el pasado Preeuropeo, donde condujo a Bosnia a la clasificación para el Eurobasket de Eslovenia como primera de grupo. En realidad, nadie puede reprocharle nada en cuanto a números a lo largo de su carrera. Abandona la ACB tras haber anotado 502 triples en los 239 encuentros que ha disputado con la camiseta baskonista, lo que ofrece un promedio de 2,1 por cita. Entre los históricos en la especialidad, en este apartado sólo se ve superado por Andy Toolson (3,05), Mark Simpson (2,73), Velimir Perasovic (2,49),  Linton Townes (2,15), Igor Rakocevic (2,14) y Tyrone Ellis (2,14). Huelga decirlo, todos ellos jugadores exteriores.

"Tenía muchas ganas de venir a jugar a la NBA, pero quería escoger el mejor equipo para hacerlo", manifestó Teletovic en su presentación oficial. "Y creo que los Nets son la mejor opción", añadió el bosnio, que dispuso de ofertas tanto de los Jazz como de los Cavaliers al margen de la que puso sobre su mesa Prójorov. "Lo que quería era jugar para un equipo que quisiera hacer grandes cosas. Para un equipo que quisiera ganar el anillo", se soltó ambicioso, visceral, quizá irreflexivo, como es él, para lo bueno y para lo malo. Los Nets tienen ahora entre manos un arma letal, un caballo de carreras con un fusil milimétrico al que deberán domar y colocar sobre un campanario. Por ahí puede comenzar a edificarse una sólida carrera en tierras americanas. Por cómo era, generoso en la entrega, sincero y baskonista, pese a todo lo que he podido rajar en estos años, se lo deseo de corazón.

Os dejo un vídeo que he rescatado en el que se reflejan algunos de los motivos por los que creo que Teletovic puede llegar a disfrutar de una próspera carrera en la NBA. Echando la vista atrás, nos ha hecho disfrutar del baloncesto. Good luck Mirza!